Día nacional de los efectos del cambio de hora



Jornada perfecta para llegar tarde al trabajo, no saludar ni al vecino de enfrente, mostrarse despistado o de malhumor y poder justificar cualquier comportamiento anómalo. Hala, a aprovechar el día que no estira y dura poco.

1 comentario:

Malo Malísimo dijo...

Hasta los mismísimos.